Costa Rica es el cuarto país, entre 61 entidades evaluadas, en tener el Internet más accesible, asi lo dio a conocer un Informe de la Alianza para Internet Asequible (A4A1).

De acuerdo al estudio, las prácticas consistentes en la concesión de licencias de telecomunicaciones y la planificación de banda ancha transparente en Costa Rica contribuyeron a la alta puntuación del país.

“El país continúa su práctica positiva en torno a la consulta pública en la toma de decisiones regulatorias y un monitoreo claro, transparente y regular del progreso a lo largo del cronograma establecido en su Plan Nacional de Telecomunicaciones”, informó la Alianza a través de un comunicado.

Por su parte Hannia Vega, presidenta del Consejo de la Superintendencia de Telecomunicaciones (SUTEL), explicó:

“El país debe sentirse satisfecho y realizado, por el modelo de desarrollo adoptado, que ha universalizado un servicio como el acceso a Internet y lo ha puesto a disposición de todos, garantizando igualdad de oportunidades y crecimiento. Es un esfuerzo país que nos impacta de manera positiva a todos”.

De acuerdo a datos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (FONATEL), administrado por SUTEL, al mes de octubre del 2018 los proyectos de Acceso y Servicio Universal en el país cubrían el 89% de los distritos del país.

“Vamos por buen camino, el país cuenta con una legislación moderna que nos permitirá seguir avanzando para que todos tengamos acceso a los beneficios de la Sociedad de la Información y el Conocimiento”, puntualizó Vega.

El Informe evalúa a los países en dos grupos principales de políticas: Por su infraestructura y acceso.

Específicamente en el primer caso analiza la medida en que se ha desplegado la infraestructura de TIC, así como el marco de políticas establecido para alentar la futura expansión de la infraestructura; y

En el segundo estudia tasas actuales de adopción de banda ancha, así como el marco de políticas establecido para permitir un acceso equitativo.

Entre los países que ocupan los primeros cinco lugares en el informe se encuentran Malasia, Colombia, Perú, Costa Rica y México.

Nota Original Forbes