La Reforma de Telecomunicaciones de 2014 tuvo en cuenta la preservación de un internet libre pero hasta el momento no se ha desarrollado la regulación que lo garantice.

El internet y los derechos digitales en Estados Unidos están pasando por un mal momento. Después de varias amenazas, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) votó el pasado 14 de diciembre a favor del fin de la neutralidad de la red y de la Orden de Internet Abierto. La noticia no ha sido bien recibida por numerosas compañías tecnológicas, así como usuarios. La principal consecuencia de esta reforma es que los servicios de internet respondan a intereses comerciales o empresariales y que los proveedores de internet como Verizon o Comcast puedan bloquear o ralentizar las páginas web que no vayan acorde con sus intereses.

Varios legisladores y empresas han prometido seguir haciendo ruido y agotar todas las vías legales para frenar este proceso aunque, por el momento, la neutralidad ha desaparecido en Estados Unidos.

Los países alrededor del mundo han sido testigos de esta decisión y muchos se han preguntado si esta medida podría tener repercusiones en su país o, peor aún, si se podría llevar a cabo un proceso similar. Tal es el caso de México, que ha visto como sus vecinos han decidido acabar con un internet abierto. La Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D) ha seguido muy de cerca la neutralidad de la red en México y se encuentra desde 2014 presionando al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para que este derecho se tenga en cuenta para todos los mexicanos.

La Reforma de Telecomunicaciones de 2014 puso de relieve que el IFT es el organismo encargado de emitir los lineamientos y que deben abrir una consulta pública para estudiar los resultados y, en base a la retroalimentación, desarrollar el reglamento. Sin embargo, ya han pasado tres años desde que se interpuso esta medida y todavía no se ha llevado el proceso. “La decisión de la FCC pone una coyuntura en la que el IFT se ve mucho más obligado a emitir un posicionamiento de protección hacia el principio de la neutralidad de la red”, afirmó Pepe Flores, portavoz y director de comunicación de R3D, en entrevista con Hipertextual.

Flores señaló que desde la red están presionando mucho para que se lleve a cabo la consulta pública y que, según sus estimaciones, podría realizarse a principios de 2018. Esta cuestión se ha convertido en algo “impostergable” para R3D y pretenden que además de México, otros países de América Latina apoyen las regulaciones necesarias para que se proteja la neutralidad de la red. “IFT necesita tomar esta postura a favor de la neutralidad para la garantía de los derechos de los usuarios en México y de los consumidores”, añadió Pepe Flores.

Desde que el internet libre estuvo en el punto de mira, la organización ha investigado ciertos comportamientos que se han llevado a cabo por empresas y proveedores de internet. En el estudio “Neutralidad de la redes México: del dicho al hecho” de 2015 se identificaron prácticas como bloqueos, degradación de velocidad, también conocido como throttling y zero rating, la llamada Tarifa Cero y que incluye a dominios .org y Free Basics.

Por otro lado, a mediados del año 2000, la empresa Telmex intentó bloquear los servicios de llamadas de Skype porque representaban una competencia, poniendo de relieve las acciones de este tipo de empresas en un internet no neutral. Por lo tanto, el problema para México antes de que se lleve a cabo la consulta pública es la inexistencia de una ley que controle las prácticas de las compañías. Flores aclaró:

Al no existir la regulación, las empresas consideran que el camino de la FCC puede ser el que se siga. Ante la ausencia del ente regulador, las empresas podrían basarse en Estados Unidos.

Otra de las posibilidades es que el IFT decida tomar una rápida decisión y huir de la polémica. Desde que la FCC votó a favor del fin de la neutralidad de la red, las disputas han aumentado en todos los frentes. Compañías tecnológicas, legisladores y usuarios han prometido que las cosas no quedarán así y pretenden impugnar la decisión de la comisión. En este contexto, el Instituto Federal de Telecomunicaciones podría optar por realizar la consulta pública lo antes posibles y así evitar todas las protestas y conflictos que podría provocar el fin de la neutralidad de la red en México.

En el hipotético caso de que se llegara a esta conclusión en el país, las consecuencias serían, en primera instancia, las mismas que en Estados Unidos. Servicios como Netflix podrían verse afectados por proveedores de internet en función de los intereses comerciales y empresariales. Sin embargo, en México esta decisión ahondaría todavía más la brecha digital, uno de los retos más importantes para el país y que se están combatiendo con planes como México Conectado. Por otro lado, el director de comunicación de R3D alerta de otros peligros como el fin de la libertad de acceso a la información por el bloqueo de medios de comunicación.

El 2018 podría ser el año en el que México aprobara una regulación a favor de la neutralidad de la red. En ese caso, las instituciones responsables deberían estar alerta por los peligros que ya tuvieron lugar antes de la votación en Estados Unidos. En total, se identificaron más de dos millones de comentarios falsos, de los cuales alrededor del 80% estaban a favor de la reforma para acabar con la Orden de Internet Abierto. Este tipo de incidentes ponen de relieve la polémica que suscitan estos temas y es necesario intentar que estos comportamientos no afecten al resultado.

En palabras de Pepe Flores, “dentro de la consulta pública en México hay que mirar esas artimañas para conseguir un proceso transparente, legítimo, que se escuchen a todas las voces: A los organismos, a los expertos, a los técnicos para una discusión amplia y para tener confianza en que devenga en un resultado solido y que proteja este principio de la neutralidad de la red”.

Medio: Hipertextual

https://hipertextual.com/2017/12/afecta-mexico-fin-neutralidad-red